Cómo elegir bien el color de las cortinas: trucos y consejos

Cómo elegir bien el color de las cortinas: trucos y consejos

Las cortinas son una parte crucial de la decoración de cualquier hogar. No sólo protegen la privacidad y controlan la entrada de luz, sino que también pueden aportar un toque de color y estilo a una habitación. Gran parte del estilo decorativo de la estancia pasa por las cortinas o visillos, de ahí que elegir el color adecuado para ellas sea un punto importante. En este artículo te daremos algunos factores a considerar para ayudarte a elegir el color perfecto y que tu casa brille con luz propia.

Lo primero que debes considerar es el estilo de la habitación. Si la decoración de la habitación es tradicional o clásica, es mejor optar por colores más sobrios y elegantes, como tonos de beige, gris o marrón. Si la decoración es más moderna o contemporánea, puedes optar por colores más brillantes y vibrantes, como el rojo, el verde, el amarillo o el azul.

Después de concretar el estilo que quieres darle a la estancia, lo siguiente que hay que tener en cuenta es el tamaño de la habitación. Si el cuarto es pequeño, es mejor elegir colores claros y neutros para las cortinas. Esto ayudará a que la habitación dé sensación de ser más grande y luminosa. Si, por el contrario, tiene buenas dimensiones, puedes optar por colores más oscuros, decorados, bordados o estampados para las cortinas, ya que no correrás el riesgo de que la habitación agobie.

Junto al tamaño de la habitación, es imprescindible tener clara cuál es su orientación. Si se trata de un cuarto que recibe poca luz natural durante el día, las cortinas deben ser de colores más claros y translúcidos para que el ambiente reciba toda la iluminación posible. Si es una estancia muy luminosa puedes elegir colores más oscuros, coloridos o llamativos, ya que la luminosidad no será una de las principales preocupaciones a la hora de decorar. Además, cortinas menos translúcidas aportarán una mayor sensación de intimidad y privacidad.

Una vez vista la infraestructura general de la habitación, pasamos al interior. El cuarto factor a considerar a la hora de elegir bien el color de las cortinas es el tono de las paredes. Lo mejor en este punto es dar un poco de contrapunto para que la habitación no sea aburrida. Es decir, si las paredes de la habitación son de un color neutro, como el blanco, el beige o el gris, puedes optar por cortinas de colores más vibrantes para aportar un toque de color y personalidad a la habitación. Si las paredes ya son de un color fuerte o vibrante, ve al espectro contrario para no saturar de colores la estancia. Esto aplica también al mobiliario. Con muebles sobrios, de estilo nórdico o colores suaves puedes ser más atrevido en las ventanas.

Por último, es importante tener en cuenta el efecto que quieres lograr con las cortinas. Si quieres que las cortinas se integren perfectamente en la decoración de la habitación, es mejor elegir un color que combine con el resto de la decoración. Si quieres que las cortinas sean el punto focal de la habitación, puedes optar por un color más vibrante y llamativo que sea el elemento destacable de la estancia.

En resumen, elegir el color adecuado de las cortinas puede ser una tarea complicada, pero si consideras el estilo, el tamaño y la orientación de la habitación, además de la decoración que ya tienes en ella, podrás encontrar el color perfecto para tus cortinas. Recuerda que las cortinas pueden ser una parte importante de la decoración de una habitación y pueden cambiar drásticamente la apariencia de la misma. Por lo tanto, tómate el tiempo necesario para elegir el color adecuado y déjate asesorar por los profesionales de los establecimientos de decoración. Con un poco de planificación y estos consejos podrás encontrar el color perfecto para tus cortinas y crear una estancia atrayente y acogedora.

Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias (técnicas, son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto) y de terceros (para mejorar nuestra página, personalizarla en base a tus preferencias o poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales) que prestan servicios para nuestra página web.

Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas haciendo clic en el botón "Configuración de cookies". Más información en nuestra Política de Cookies.

Modificar cookies

Acerca de tu privacidad

Para leer todas las cuestiones necesarias y tener el control sobre ellas en base a tus decisiones personales accede a la página de Política de cookies.

Gestionar las preferencias de consentimiento

Estas cookies son estrictamente necesarias para que nuestra página web funcione y puedas navegar. Son las que por ejemplo, nos permiten identificarte, darte acceso a determinadas partes restringidas de la página si fuese necesario, o recordar diferentes opciones o servicios ya seleccionados por ti, como tus preferencias de privacidad, por eso, están activadas por defecto. A través de la configuración de tu navegador, puedes bloquear o alertar de la presencia de este tipo de cookies, si bien dicho bloqueo afectará al correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Estas cookies nos permiten estudiar la navegación de los usuarios en nuestra página web y poder evaluar el rendimiento para mejorar añadiendo nuevas funcionalidades.
Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados. Activándolas mejorarás la funcionalidad de la página web (por ejemplo, adaptándose a tu tipo de navegador) y la personalización de la misma en base a tus preferencias (por ejemplo, presentando la información en el idioma que hayas escogido en anteriores ocasiones).