Cortinas de cocina: qué hay que tener en cuenta

Cortinas de cocina: qué hay que tener en cuenta

07/07/2021 | En Textiles, Visillos, Decoración Textil, Deco Cortinas, Cortinas, Estores, Cortinas Cocina, Estores cocina

La cocina es una de las estancias más particulares para decorar. La distribución, los muebles y, sobre todo, el hecho de que se cocine hace que sea necesario tener en cuenta diferentes aspectos al elegir cortinas. Las cortinas en las cocinas deben soportar humos, olores, humedad… por lo que deben ser resistentes y de limpieza sencilla. Más que en cualquier otra estancia, las cortinas de las cocinas han de ser prácticas y funcionales.

Aunque hay actualmente muchos materiales disponibles, la tela sigue siendo el material más cómodo porque los tejidos naturales son muy sencillos de lavar y mantener. Y eso sin olvidar que hay millones de opciones, de colores, de diseños y de confecciones para poner el toque bonito y distinguido a la cocina.

Unas cortinas o estores de tela son ideales para esta estancia. Las cortinas de cocina se descuelgan, se lavan y se vuelven a colgar... ¡y como nuevas! No es necesario disponer de productos específicos o frotar con diferentes utensilios para limpiarlas. La comodidad que tienen a la hora de lavarlas es una de sus principales ventajas.

Solucionado el asunto práctico, el que siempre nos trae de cabeza en las cortinas de cocina, no olvidamos que, como todas las habitaciones del hogar, la cocina merece una decoración adecuada y que haga acogedora la estancia.
Existen muchos estilos decorativos en las cocinas que marcan la decoración textil. No es lo mismo las cortinas de cocina para cocinas rústicas que para cocinas industriales, lógicamente. Cada una tiene su enfoque, sus colores, sus tipos de tejidos y sus confecciones.

Como ya comentamos en otras ocasiones, la iluminación natural de la habitación es siempre fundamental para saber qué tipo de cortina poner. Las cortinas de cocina, como ocurre en el salón o las habitaciones, deben proporcionar privacidad pero sin oscurecer la estancia. Optar por unas cortinas claras puede, incluso, ayudar a ahorrar en la factura de la luz.

El tipo de tejidos es también una cuestión importante para las cortinas de cocina. Los textiles ligeros, vaporosos y translúcidos permiten decorar la cocina sin restar ni un ápice de luz natural, por lo que son muy apreciados. En cuanto a la composición, el lino y el algodón son ideales para la deocración de la cocina.



Cortinas para cocina según el tipo de ventana 

El tamaño de la cocina dependerá del espacio que haya, así como del tipo de ventana. No es lo mismo un gran ventanal, una puerta de salida acristalada o una ventana con un mueble debajo, para la es necesario saber dónde quieres recoger la tela, si en la parte superior, como los estores, o en los laterales, como ocurre con los visillos.

Como idea o propuesta, las puertas acristaladas suelen quedan geniales con visillos de onda perfecta. Dan el toque ideal decorativo a la estancia, con una apariencia totalmente recta y limpia. Hay ventanas que quedan ideales con cortinas más fijas (confeccionadas con vaina en la parte superior e inferior).

Para las cocinas más actuales y modernas, la estampación digital es una de las apuestas más vistosas. Simplemente eliges el diseño que mejor encaje con tu decoración y a disfrutar de una cocina diferente y novedosa. En la siguiente foto puedes ver lo impactante y alegre queda una cocina con uno de los tejidos C2 Home Decor de estampación digital. En este caso, además, se combina con la tapicería de las sillas, con lo que el impacto visual es muy divertido y atrayente.

Estores de cocina con tejido C2 Home Decor de Estampación Digital

Si tienes dudas sobre si lo mejor para tu cocina es un estor o una cortina, lee aquí los consejos útiles para saber qué tipo de confección encaja mejor con tu hogar. Y ya, como truco final, la mejor manera de quitar las manchas de las cortinas de la cocina pasa por retirar los enganches, sumergir las cortinas en detergentes con oxígeno activo (en remojo el tiempo que indique en sus instrucciones) escurrir sin retorcer demasiado... y ¡a la lavadora!